En nuestro bautismo nos lavaron los ojos del alma para poder ver a Jesús y para creer en él Carta semanal del Párroco

En una ocasión Jesús se topó con un ciego de nacimiento. Jesús hizo barro se lo untó en los ojos y le mandó lavarse. Él fue y volvió viendo.

También en nuestro bautismo nos lavaron los ojos del alma para poder ver a Jesús y para creer en él. Por el bautismo tenemos la luz que nos ilumina en nuestro camino.

Que en esta Cuaresma sigamos escuchando la voz de Dios y sigamos su único y verdadero camino haciendo el bien en nuestras vidas y a nuestros hermanos.

 

Pbro. Carlos Mendoza González